Calabacín

calabacin zucchini courgette bio organic eco

Calabacín

El calabacín es una de las verduras más consumidas en los países mediterráneos. Como aguanta hasta dos semanas en el frigorífico, es perfecta para tenerla como reserva en la bandeja de la nevera. España, Italia y Marruecos son actualmente los principales países productores de esta verdura. Es una hortaliza que se recolecta tierna, sin haber alcanzado su tamaño definitivo (¡puede llegar a ser similar al de un bate de béisbol!). Su forma suele ser alargada, aunque también puedes degustar los calabacines luna, de forma esférica y que son ideales para rellenar.

El calabacín está compuesto por un 95% de agua y su aporte calórico es muy bajo (unas 17 calorías por cada 100 gramos). Asimismo, es un vegetal muy ligero y fácil de digerir. Su toque dulce hace que sea una verdura ideal para los niños. Debido a la gran cantidad de agua que posee, absorbe un alto porcentaje de los componentes de la tierra en la que crece, por lo que si compras calabacín ecológico, te aseguras de obtener todos los nutrientes. Además, sabes que no ha sido pulverizado con pesticidas.

Como curiosidad, te contamos que todos los miembros de la familia Cucurbita peto (incluye también a la calabaza, el pepino y otros vegetales) tienen su origen en América del Sur y América Central, donde llevaban siendo cultivados miles de años antes de la colonización. El calabacín entró en Europa a finales del siglo XV, donde se empezó a conocer como zucchini  en Italia y courgette en Francia. Millones de italianos comenzaron una nueva vida en el continente americano entre 1880 y 1920, en la que portaban sus zucchinis. Esta palabra penetró así en la lengua inglesa y así es como sigue siendo conocido hoy el calabacín en Estados Unidos. En el Reino Unido también se utiliza la palabra courgette, como préstamo francés.

Seguro que te vienen a la mente mil maneras de comer esta deliciosa verdura, pero por si acaso estás atascado en la siempre recurrente crema, aquí te damos unos consejos:

Tips

  • Agrégalo, crudo, a tus ensaladas.
  • Sorprende a tus invitados con un delicioso pastel de calabacín. Corta un calabacín en rodajas, añade queso de cabra, y piñones y pon todo ello sobre una masa (si no es casera, procura que entre sus ingredientes no esté el siempre evitable aceite de palma). Vierte encima la mezcla de 3 huevos con un vaso de nata (o sustituto vegetal). Hornea durante veinte minutos a 180 grados y degústalo con una copa de vino blanco.
  • Prepara una tortilla de patatas y calabacín.
  • Distribuye unas rodajas de calabacín en la bandeja del horno, échale un chorrito de aceite de oliva virgen extra y un poco de sal gorda por encima y hornea hasta que se dore.

Propiedades y Beneficios

  • Fuente de vitamina C
  • Fuente de potasio
  • Antinflamatorio
  • Antipirético (baja la fiebre de manera natural)
  • Laxante
  • Diurético

Ideal para...

  • Mejorar la digestión
  • Dietas hipocalóricas

Valores Nutricionales (por 100 gramos)

  • Calorías 17
  • Proteínas 1.2 g (2% de la Cantidad Diaria Recomendada)
  • Hidratos de carbono 3.1 g (2.5% de la CDR)
  • Grasas 0.3 g (1% de la CDR)
  • Sodio 8 mg (0.5% de la CDR)
  • Potasio 261 mg (5.5% de la CDR)
  • Vitamina A 200 IU (7% de la CDR)
  • Vitamina C 17.9 mg (30% de la CDR)
  • Vitamina E 0.12 mg (<1% de la CDR)
  • Vitamina K 4.3 µg (4% de la CDR)
  • Calcio 16 mg (1.6% de la CDR)
  • Magnesio 18 mg (4% de la CDR)
  • Potasio 261 mg (5.5% de la CDR)
  • Hierro 0.4 mg (5% de la CDR)

Etiquetas: