Espirulina

espirulina

Espirulina

La espirulina aporta un valioso cóctel de proteínas, vitaminas y minerales. Rebautizada como el oro azul, esta microalga es, en realidad, un conjunto de microorganismos bacterianos unicelulares del género Arthrospira. El consumo de la espirulina se remonta siglos atrás, al imperio azteca; existen evidencias de que esta sociedad lo consumía, procedente del lago de Texcoco. También en el lago Chad, situado en la frontera entre Chad, Níger, Nigeria y Camerún, varias tribus incluyeron espirulina en su dieta. Sin embargo, en Occidente, no ha sido hasta finales del pasado siglo cuando su ingesta no ha comenzado a popularizarse.

Este superalimento fue declarado ya en 1974 por la Conferencia Mundial de Alimentos de la ONU como la mejor comida para el futuro. De sus propiedades da fe incluso la NASA, quien la suministra como alimento a sus astronautas. Y es que tiene la más alta concentración de proteína en alimentos, entre el 50 y el 70%. Son además proteínas de alto valor biológico, pues incluyen los 8 aminoácidos esenciales, por lo que resulta ideal para añadir a recetas con frutas u hortalizas y conseguir un plato muy equilibrado.

Además, según la NASA, un gramo de espirulina contiene más nutrientes que un kilogramo de frutas y vegetales variados: treinta y tres veces más hierro que las espinacas, veintiuna veces más betacaroteno que las zanahorias, ocho veces más calcio que la leche fresca y diez veces más potasio que la mayoría de las verduras. Y todo ello ingiriendo cantidades mínimas.

El aporte calórico de la espirulina es mínimo y la cantidad de proteínas hace que tenga un potente efecto saciante, por lo que es un gran aliado si quieres bajar de peso. Su riqueza en clorofila hace que sea una gran detoxificadora de la sangre, y su elevado valor nutricional la ha convertido en un superalimento reconocido por las Naciones Unidas para combatir la anemia y la malnutrición. Además, reduce el colesterol por su contenido en ácido linoleico y niacina y previene afecciones intestinales.

Asimismo, elimina metales pesados en el organismo, sobre todo, arsénico, cada vez más presente en aguas y arroces. Aunque contiene vitamina B12, su consumo no aumenta el nivel de esta vitamina en la sangre, ya que no tiene el formato bioactivo que necesita el cuerpo para activarla.

Tips

  • Puedes encontrar la espirulina tanto en cápsulas y tabletas como en polvo para añadirla fácilmente a cualquier receta. A niños y primerizos se aconseja no añadir más de 5 gramos diarios. Para adultos, la dosis diaria es de entre 6 y 10 gramos.
  • Es fácil de añadir a tus bebidas habituales, como zumos, batidos, bebidas vegetales o leches. También puedes agregarla a salsas, guacamoles o hummus.
  • Prepara un delicioso smoothie con medio aguacate, media taza de piña cortada en dados, una taza de tu bebida vegetal preferida, 2 cucharadas de zumo de lima y una cucharada de espirulina en polvo.

Propiedades y Beneficios

  • Fortalece la inmunidad. Incrementa la producción de anticuerpos y citoquinas, incluidos interferones e interleucinas, desarrolla una mayor protección frente a virus y microbios y mejora el estado inmunológico.

  • Tiene un excelente aporte de ácido gamma linoleico (GLA), un ácido graso de la familia omega 6.

  • Es una excelente fuente de hierro y manganeso.

Ideal para...

  • Estados de anemia, ya que incrementa la hemoglobina, mejora la calidad de la sangre y aumenta la producción de glóbulos rojos, gracias a su elevada riqueza en hierro, su gran concentración en clorofila y su contenido en ficocianina, un pigmento azul que ayuda a inducir la producción de células madre en la médula osea.

  • Deportistas, ya que su rica composición en proteínas de fácil absorción y antioxidantes es útil para recuperarse tras un intenso esfuerzo físico. Además, su elevado contenido en calcio y magnesio ayuda a mitigar posibles calambres.

Valores Nutricionales (por 100 gramos)

  • Calorías 290 (14% de la Cantidad Diaria Recomendada)

  • Proteínas 57.5 g (115% de la CDR)

  • Hidratos de carbono 23.9 g (8% de la CDR)

  • Grasas 7.7 g (12% de la CDR)

  • Colesterol 0 mg

  • Fibra 3.6 g (14% de la CDR)

  • Vitamina A 570 IU (11% de la CDR)

  • Vitamina C 10.1 mg (17% de la CDR)

  • Vitamina E 5 mg (25% de la CDR)

  • Vitamina K 25.5 mcg (32% de la CDR)

  • Tiamina 2.4 mg (159% de la CDR)

  • Riboflavina 3.7 mg (216% de la CDR)

  • Niacina 12.8 mg (64% de la CDR)

  • Vitamina B6 0.4 mg (18% de la CDR)

  • Folato 94 mcg (23% de la CDR)

  • Ácido pantoténico 3.5 mg (35% de la CDR)

  • Calcio 134 mg (13% de la CDR)

  • Hierro 31.9 mg (177% de la CDR)

  • Magnesio 218 mg (55% de la CDR)

  • Fósforo 132 mg (13% de la CDR)

  • Potasio 1527 mg (44% de la CDR)

  • Sodio 1174 mg (49% de la CDR)

  • Zinc 2.2 mg (15% de la CDR)

  • Cobre 6.8 mg (342% de la CDR)

  • Manganeso 2.1 mg (106% de la CDR)

  • Selenio 8.1 mcg (12% de la CDR)

Fuentes:
Scott, Jody. «Why Spirulina Is Back in a Big Way.» Vogue Australia. News Life Media, 06 Sept. 2016. Web.
Zaplana, Carla. “Espirulina.” Cuerpomente May. 2017: 58-59. Print.