10 CONSEJOS PARA GENERAR MENOS RESIDUOS Y REDUCIR TU HUELLA ECOLÓGICA

10 CONSEJOS PARA GENERAR MENOS RESIDUOS Y REDUCIR TU HUELLA ECOLÓGICA

Según un estudio del Banco Mundial, si no se adoptan medidas urgentes, para 2050 los desechos a nivel mundial crecerán un 70% con respecto a los niveles actuales.

Como vemos, las perspectivas no son especialmente alentadoras, y es por eso que urgen soluciones que nos ayuden a mejorar dichas cifras y a contribuir a la sostenibilidad del planeta, amenazada por fenómenos como la contaminación atmosférica y el cambio climático.

El reciclaje de materiales y productos es quizá la opción más conocida cuando se habla de estrategias para reducir los residuos que generamos en nuestros hogares. Sin embargo, no es la única. Podemos hacer mucho más en este sentido. ¿Se te ocurre algo?

A continuación, te mostramos algunas ideas que desde PlenEat queremos compartir para que todos seamos parte activa en la reducción de la huella ecológica y contribuyamos con la sostenibilidad de nuestro planeta.

Adquiere alimentos y productos de cercanía. De esta forma ayudas a reducir la contaminación por transporte, a la gente a conservar su empleo  y a los productores a evitar los embalajes innecesarios. Además, puedes prescindir de aquellos que vengan en bandejas de plástico que ocupan bastante espacio en el cesto de la basura y que a la vez son el resultado de procesos industriales contaminantes.

Ahorra electricidad enchufando los electrodomésticos en una regleta y desconectándolos por completo cuando no los utilices, incluso el ordenador.

Seca las cosas al aire. Deja que el pelo y la ropa se sequen de forma natural en lugar de encender un electrodoméstico. Cuando laves la ropa, asegúrate de que la carga está completa, así evitas consumir agua y energía de forma innecesaria.

Come menos carne y pescado. Se destinan más recursos para la obtención de carne que para el crecimiento de las plantas.

Recicla. Existe un tratamiento diferencial de los residuos. El vidrio se puede reciclar hasta cuarenta veces, el plástico se puede fundir para generar nuevos objetos, y el papel se puede transformar en nuevo papel o cartón. Los residuos orgánicos se pueden transformar en compost, simplemente enterrándolos hasta que se descompongan en un abono de alta calidad.

La separación de la basura en los hogares, entre residuo orgánico y los citados, y su depósito en el lugar adecuado, permiten un tratamiento distinto de cada tipo de basura, y un aprovechamiento máximo de las oportunidades de reciclaje de cada material.

Compra fruta de aspecto raro: muchas piezas de fruta y verdura se tiran por no tener el tamaño, forma o color «adecuados». Al comprar estas piezas de fruta que están en buen estado, ya sea en el mercado del productor o en cualquier otro lugar, estamos utilizando alimentos que de otro modo podrían convertirse en desechos.

Utiliza una botella de agua y una taza de café reutilizables. De este modo, reducirás los desechos y quizás hasta puedas ahorrar dinero en la cafetería. ¡Hay muchas formas de reemplazarlos!

Cuando vayas a la compra no olvides llevar tu carro de la compra o la bolsa de lona o malla y recuerda de ser posible comprar a granel para evitar los empaques de plástico.

Coje menos servilletas. No necesita un puñado de servilletas para la comida que compras para llevar. Toma solo las que necesites.

Ve al trabajo en bicicleta, caminando o en transporte público. Reserva los desplazamientos en coche para cuando reúnas a un grupo grande de personas o para aquellos trayectos realmente necesarios.

¡Salvar al planeta es trabajo de todos!