Agroquímicos y salud

Agroquímicos y salud

¿Te sueles preguntar qué implicaciones tiene sobre tu salud el hecho de comprar un alimento ecológico o convencional? ¿Son saludables las frutas y verduras cultivadas con profusión de abonos químicos, herbicidas y plaguicidas a base de sustancias químicas de síntesis? Los abonos artificiales llevan aparejados un sinfín de problemas que poco a poco van tomando notoriedad.

El libro Nuestro futuro robado, publicado en 1997 por el biólogo John Peterson, el químico Theo Colbom y Dianne Dumanoski, ya hablaba sobre la amenaza que suponen las sustancias químicas de síntesis presentes en nuestra vida diaria. Estas pueden llegar a causar cáncer y otras enfermedades, aun en dosis que no son consideradas tóxicas por los organismos oficiales. Además, algunos compuestos químicos ampliamente usados en la agricultura trastornan el sistema hormonal e incluso deterioran el desarrollo neuronal. Se han relacionado estos compuestos también con la aparición de enfermedades como el párkinson y el alzhéimer.

Así mismo, las investigaciones sobre el descenso de la fertilidad en los hombres occidentales muestran una caída en picado de la producción de espermatozoides. Tanto la cantidad como la calidad del esperma se ha reducido en más del 50% en el último medio siglo. Entre estas investigaciones destacan los estudios epidemiológicos llevados a cabo en Suecia que relacionan el descenso de fertilidad con las actividades profesionales. En ellos, llama la atención que los únicos trabajadores que mantienen las tasas de espermatozoides en los mismos niveles que sus abuelos sean los agricultores de cultivos ecológicos. Por contra, los agricultores convencionales y los empleados de empresas en las que tenían como cometido manipular sustancias químicas mantenían las peores tasas.

Por otro lado, según Javier Espinosa, jefe de servicio de oncología del Hospital General Universitario de Ciudad Real, el tabaco se ha quedado a años luz de la alimentación como principal causa del cáncer. Casi 250000 personas son diagnosticadas de cáncer en España al año. El doctor, en declaraciones efectuadas en la I Jornada Informativa de la Junta Provincial de la Asociación Española Contra el Cáncer de Ciudad Real, achacó este crecimiento de la enfermedad a la «plaga» de productos químicos empleados en la elaboración de los alimentos o las sustancias con las que se tratan las cosechas. Todo ello favorecería la proliferación de células cancerígenas.

En Argentina, el 20% del número total de fallecimientos están relacionados con el cáncer. Sin embargo, esta cifra sube hasta el 33% o incluso el 50% en los llamados «pueblos fumigados», las poblaciones que sufren sistemáticamente las fumigaciones aéreas con agroquímicos. También se ha detectado un aumento de abortos y de partos de niños con malformaciones, sobre todo cuando los primeros meses coinciden con la época de fumigaciones.

Todos estos datos reforzarían la hipótesis de que la química es la responsable directa de graves enfermedades, desequilibrios hormonales y del deterioro de las funciones reproductivas humanas. En tu mano está qué productos meter en tu despensa.

 

Bibliografía:
Bueno, Mariano. El Huerto Familiar Ecológico. Barcelona: Integral, 2016.
Colborn, Theo, Frederick S. Vom Saal, and Ana M. Soto. «Developmental Effects of Endocrine-Disrupting Chemicals in Wildlife and Humans.» Environmental Health Perspectives 101.5 (1993): 378-84.
Colborn, Theo, Dianne Dumanoski, and John Peterson Myers. Our Stolen Future: Are We Threatening Our Fertility, Intelligence, and Survival?: A Scientific Detective Story. New York: Dutton, 1999.
Ercolano, Clarisa. «En Los Pueblos Fumigados, El 30% De Las Muertes Son Por Cáncer.» Tiempo Argentino. 19 May 2012.

Etiquetas:
,