Claves para comer bien en la oficina

oficina

Claves para comer bien en la oficina

No es ningún secreto que pasas más de la mitad de las horas que estás despierto en el puesto de trabajo. Si lo haces en una oficina, lograr un ambiente saludable en un sitio donde es tan fácil adquirir hábitos de vida sedentarios es importante para la salud y para mantener un peso adecuado. Te contamos cómo puedes mejorar algunos de tus hábitos diarios para comer mejor en la oficina.

Ve antes a la cama. Según varios estudios, las personas que no duermen suficiente por la noche tienen una tendencia superior a subir de peso. El neurocientífico Hengyi Rao (Universidad de Pensilvania) demostró en 2014 que una sola noche en vela era suficiente para alterar los ritmos normales del organismo y consumir durante los días posteriores una mayor cantidad de alimentos ricos en grasa. Lo ideal es dormir como mínimo entre 7 horas diarias. Para lograr este objetivo, hay que tener claro que la cama hay que utilizarla solo para dormir y para tener relaciones sexuales: el resto de actividades como tumbarse en la misma para ver la televisión, leer las redes sociales, revisar el correo o jugar en el móvil, tableta o portátil no nos aporta ningún factor positivo si queremos dormir mejor al final del día.

No dejes aparcado el propósito de Año Nuevo de hacer ejercicio físico. Siempre se buscan excusas para no ir a hacer deporte pero piensa en lo bien que te sientes cuando acabas de hacerlo. Ponte un objetivo realista como practicarlo dos veces a la semana. Si este reto lo empiezas poniéndote un objetivo que ves muy difícil de alcanzar, como ir todos los días al gimnasio, te sentirás frustrado si no lo alcanzas. Es un nuevo hábito que hay que trabajar poco a poco pero con constancia. Si ves que no puedes sacar tiempo para ir al gimnasio o para salir una hora a correr, no te agobies. Puedes ir y volver andando al trabajo, subir las escaleras en lugar del ascensor, hacer los recados caminando y no en coche… El cuerpo humano está hecho para moverse. Si pasamos 8 horas sentados en una silla de oficina y vamos a todos los sitios en coche, apenas gastamos energía y la estaremos acumulando en nuestro tejido adiposo en forma de grasa.

Come cada tres o cuatro horas. Si no, estarás utilizando tu masa muscular como combustible en vez de la grasa que tenemos almacenada en nuestro cuerpo. Eso sí, cuidado con lo que picas. Siempre es una buena idea llevar fruta y frutos secos al trabajo para ir comiendo algo saludable de vez en cuando. Si no nos llevamos estos alimentos desde casa, vamos a buscar recursos fáciles pero poco saludables. Además, debes dedicar al menos 20 minutos a comer. Si lo haces delante del ordenador, puede que te dejes llevar por las prisas y no mastiques bien los alimentos.

Come Bio en tu empresa. Háblales a los directivos responsables de nuestra propuesta: en PlenEat ofrecemos distintos formatos para dar de comer comida sana, casera y 100% ecológica en comedores de empresa. De este modo, los trabajadores pueden comer en su empresa comida que, además de sana y casera, es 100% certificada ecológica. Con PlenEat te garantizas unas comidas deliciosas y además contribuyes al impulso de la economía local y de la sostenibilidad ya que no utilizamos productos de síntesis química.

Etiquetas:
, ,