¿Ya conoces el «clean eating»?

clean eating pleneat eco organic

¿Ya conoces el «clean eating»?

El clean eating es mucho más que una tendencia pasajera: ya se está extendiendo entre la sociedad y cada vez son más sus seguidores. Pero, ¿sabes en qué consiste exactamente y cuáles son sus beneficios?

Clean eating, es decir, «comer limpio», es un concepto simple. Básicamente, consiste en comer alimentos Eco y sin procesar. En cualquier caso, la industria alimentaria se ha vuelto tan sofisticada que comer comida real puede convertirse en un reto.

Antes que nada, comencemos por acotar qué es la comida procesada. Esta incluye:

  • Adiciones de cualquier tipo: cualquier cosa desde sal, azúcar o grasa para añadir sabores, pasando por conservantes que evitan que los alimentos se estropeen demasiado rápido, hasta vitaminas que enriquecen todo, de bebidas a cereales para el desayuno.
  • Cambiar la forma del alimento natural. Por ejemplo, quitar el salvado y el germen de los granos enteros para crear el pan refinado, triturar las manzanas para crear compota, o convertir las verduras en tempura.
  • Alimentos con componentes fabricados en un laboratorio. Si lees los ingredientes de un producto y no eres capaz de pronunciarlos o entenderos, es bastante probable que lo que te estás llevando a la boca no sea natural.

De todos modos, la comida procesada no tiene por qué ser mala per se: la clave es huir de los alimentos ultraprocesados. Entre los alimentos sin procesar podemos encontrar:

  • Frutas y verduras
  • Legumbres
  • Frutos secos
  • Huevos

Y entre los alimentos mínimamente procesados tenemos:

  • Granos sin refinar, como el pan integral y la pasta, palomitas de maíz, quinua y arroz integral.
  • Frutas y verduras congeladas.
  • Carne sin procesar
  • Lácteos sin hormonas
  • Aceites

Siendo realistas, comer limpio no significa para nada comer crudo y únicamente lo que caiga de los árboles. Significa, en cambio, elegir alimentos mínimamente procesados, con pocos ingredientes en la etiqueta, en el caso de que la tenga. Comprar en la zona de mercado del supermercado es un buen comienzo. Otros tips para un clean eating incluyen:

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras.

  • Prescindir de los carbohidratos refinados y sustituirlos por productos integrales y granos enteros.

  • Evitar azúcares añadidos y utilizar sustitutos naturales para endulzar.

  • Consumir grasas saludables

  • Beber agua.

  • Cocinar con técnicas tradicionales poco agresivas (cocción, guisos, plancha…)

  • Practicar deporte con regularidad.

En definitiva, el clean eating es un regreso al pasado de la alimentación, al ser más consciente de lo que comemos.