Haz de tu cocina un lugar más «verde»

cocina

Haz de tu cocina un lugar más «verde»

Tras un tiempo en el que parecía que comprar envases y productos desechables daba más empaque a nuestra cocina, ha llegado el momento de convertir este privilegiado rincón de la casa en un lugar más verde, más ecológico. Nuestras abuelas no tiraban a la basura nada que pudiera utilizarse, fueran los restos de un tarro de mermelada o el pan de anteayer, ¿por qué habríamos de hacerlo nosotros?

Si el fregadero está atascado, probablemente sea mejor tanto para el planeta como para tu bolsillo utilizar vinagre y bicarbonato sódico que gastarse unos cuantos euros en un supuestamente milagroso drenaje. El vinagre es un tradicional limpiador multiuso. Puedes emplearlo para limpiar ventanas y espejos en vez de amoniaco. Mezclado con un bicarbonato de sodio y un poco de agua caliente se convierte en un eficaz limpiador no tóxico para superficies de la cocina.

Comprar papel de cocina que suele terminar siendo malgastado tampoco parece una buena idea. Los paños y trapos de cocina de toda la vida, que pueden luego lavarse en la lavadora junto con el resto de la colada en un programa corto a baja temperatura, son la solución más conveniente para la limpieza y el secado en la mayoría de situaciones que se pueden producir en una cocina.

En cualquier caso, la limpieza de estos no debe ser confundida con la blancura. Y es que la búsqueda de paños vírgenes y blancos como la nieve no debería ser un objetivo. ¿No es más romántico ver un trapo con sus delicadas señas de que ha sido testigo de encuentros culinarios con la cúrcuma o el aguacate? No por ello dejan de estar limpios y no es necesario sumergirlos en lejía o lavarlos con productos químicos fuertes a altas temperaturas. Evita siempre que puedas los limpiadores antibacterianos y antimicrobianos. No son más efectivos que el jabón con agua caliente y añaden el riesgo de crear supergérmenes altamente resistentes.

cocina

Por otro lado, ahora las tiendas a granel nos brindan la posibilidad de rellenar los envases de productos Eco de limpieza y cuidado del hogar, reduciendo notablemente los residuos que generamos al tirar las botellas de estos productos.

Además, una perspectiva verde en la cocina también hará espacio en tu nevera. Los alimentos procesados, con sus envases desproporcionados, quitan espacio a lo importante: las frutas, las hortalizas, los huevos, la mantequilla, otros productos frescos, el vino…

Compra utensilios de buena calidad para que te duren años y no tengas que comprar nuevos. Evita mangos de plástico y recubrimientos antiadherentes que necesitan ser reemplazados con mayor frecuencia. Y siempre que sea posible (a veces la obsolescencia programada nos juega una mala pasada), repara tus electrodomésticos en lugar de optar por reemplazarlos.

Con estos sencillos tips, puedes convertir tu cocina en un lugar más amable con el medioambiente y, también sea dicho, ahorrar bastante dinero. Y tú, ¿qué otros trucos tienes? Recuerda que el mejor residuo es el que no se genera y ¡anímate a contarnos tus trucos a través de nuestras redes sociales!

Etiquetas: