Comerás carne artificial

burger carne artificial

Comerás carne artificial

La carne del futuro estará hecha con proteínas vegetales o saldrá de probetas

Las hamburguesas Beyond Burger e Impossible Burger, comercializadas en los Estados Unidos, son 100% vegetales. Sin embargo, saben a carne de ternera y su aspecto, olor y textura es de carne. Hacen gala incluso de ese tono rosadito en el centro de la hamburguesa. Su elaboración, a partir de una selección de proteínas y nutrientes de distintas verduras, semillas y granos, recrea de manera asombrosa el sabor y la textura de la carne.

No obstante, los avances científicos son mucho más espectaculares y van encaminados a crear carne —carne de verdad— en una probeta. Mark Post, de la Universidad de Maastricht, creó en 2013 la primera carne de vacuno cultivada en laboratorio a partir de miles de tejidos musculares. En 2022 está previsto que ya se posible comprar en el mercado carne creada en un laboratorio. Uma Valeti, cardiólogo y presidente de Memphis Meats, cree que en veinte años la mayoría de la carne vendida en tiendas será cultivada.

El método consiste en aislar células de vaca y cerdo con capacidad para desarrollarse, proveerlas del oxígeno y los nutrientes imprescindibles y colocarlas en unos biorreactores donde se transformaran en músculo. El resultado aflora entre 9 y 21 días después de haberse iniciado el proceso. La llamada carne cultivada, carne limpia, carne inanimal o, simplemente, supercarne está cada vez más cerca.

Y es que desde el punto de vista medioambiental, comer carne no es sostenible. Según la ONU, la ganadería es responsable del 18% de emisiones del planeta, un nivel más alto que el de todos los coches juntos. Hay más datos preocupantes.

  • 1 750 000 vacas lecheras son criadas ahora en California en condiciones de hacinamiento. Generan una cantidad de estiércol y orina equivalente a la de 90 millones de personas, según la FAO. Debido a este superávit, no se usa como abono y termina vertida en ríos y lagos, con un serio perjuicio sobre el medioambiente. Los animales criados industrialmente emiten el 14.5% de la totalidad de los gases de efecto invernadero del mundo, porcentaje que supera al de todos nuestros vehículos juntos.

  • 55 000 millones de pollos son criados al año para consumir. Tres cuartas partes de los mismos, según la FAO, nacen, crecen, se reproducen y finalizan sus penosas vidas en granjas industriales, con un espacio vital del tamaño de un folio.

  • 121 805 kilómetros cuadrados de bosques desaparecen cada año para cultivar comida para los animales y construir granjas industriales. Esto provoca, además, el desplazamiento de pueblos y tribus en África y Sudamérica.

  • 70 000 millones de animales se crían al año en granjas industriales, un modelo que se define por técnicas de confinamiento y alta concentración y especializadas en un solo producto. Estos animales consumen un tercio de los cereales que se producen en el mundo, el 90% de la harina de soja y hasta un 30% de las capturas totales. Según CIWF, consumen más calorías de las que proporcionan al ser humano.

En definitiva, por mucho que desde nuestra perspectiva de 2017 comer carne inaminal nos pueda parecer un imposible, ¿quién no hubiera negado hace veinte años muchos de los avances de los que disfrutamos hoy?

Fuentes:
“El verdadero coste de la carne industrial.» Buena Vida Apr. 2017: 58. Print.
Ormazabal, Yolanda. «Solomillo de laboratorio.» Vogue Jan. 2017: 178-81. Print.

Etiquetas:
,