Glifosato, un riesgo subestimado

campos glifosato

Glifosato, un riesgo subestimado

El glifosato (N-fosfonometilglicina, C3H8NO5P, CAS 1071-83-6) es el herbicida más utilizado en el mundo tanto en agricultura como en usos urbanos. Granjas, bosques, carreteras y jardines son desinfectados con él. Su éxito se debe a su eficacia para matar las «malas hierbas», pero no es lo único que mata. El glifosato es pulverizado sobre numerosos cultivos y plantaciones y la exposición del mismo a la que los humanos y los animales somos sometidos es generalizada.

Comercializado por primera vez en los años 70 por Monsanto (empresa propiedad de Bayer), con el nombre comercial de Roundup, su patente caducó en el año 2000 y desde entonces varias compañías producen glifosato, con diferentes nombres comerciales. En cualquier caso, sigue siendo el de Monsanto el más vendido con mucha diferencia y el producto estrella de la compañía, de cuyas ventas totales representó en 2015 un tercio.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés), dependiente de la OMS, definió al glifosato como «potencialmente cancerígeno para humanos» ya en marzo de 2015. Sin embargo, desde Bruselas la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA), alentada por el poderoso lobby de estas empresas, prefirió decantarse por el «probablemente no sea cancerígeno». Este cambio en la frase —que en realidad viene a significar lo mismo, confirmando la probabilidad del riesgo— hizo que se le diera una prórroga a la utilización del glifosato, pero no de quince años como se suelen conceder, sino de siete, y restringida únicamente a usos profesionales.

glifosato pleneat
Peligros de los herbicidas. Fuente de la imagen: Greenpeace

El riesgo es evidente, y es que se han encontrado partículas de glifosato en comida, agua y en el aire después de haber sido esparcido. En 2015, un estudio realizado en Estados Unidos probó que el la orina del 93% de los 131 participantes contenía residuos de glifosato. También se han encontrado residuos de glifosato en leche materna.

El investigador Andrés Carrasco demostró en un artículo en la revista Chemical Research in Toxicology los efectos adversos del glifosato en vertebrados. Su investigación —fuertemente rebatida por el lobby de los herbicidas— probaba que los daños en la salud de embriones anfibios provocados por el glifosato eran devastadores. Un cable de la embajada de los Estados Unidos revelado en 2011 por WikiLeaks evidenciaba que el científico había sido investigado por afirmar estos hechos.

La Universidad de Rosario, en Argentina, ha realizado varios estudios en los que se pone de manifiesto que ni siquiera es necesario tener un contacto directo con el glifosato para sufrir las consecuencias. Las partículas quedan en suspensión tras ser rociadas desde el avión y el aire las transporta. Damián Verzeñassi, director del Instituto de Salud Socioambiental de la Universidad Nacional de Rosario, se preguntaba si el crecimiento del PIB justifica el crecimiento de los tumores en la población. Pero mientras, para el Gobierno argentino el glifosato sigue siendo un herbicida inocuo. Otros países tan lejanos entre sí en el mapa como Sri Lanka y El Salvador lo han prohibido ya en todo el territorio. En su caso, por la vinculación que se ha establecido entre la exposición al glifosato y la aparición de enfermedades renales crónicas.

En España, la defensora del pueblo, Soledad Becerril, ha dirigido un escrito al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente en el que le insta a prohibir el uso del glifosato como herbicida por sus efectos sobre la salud de las personas y del medioambiente. Becerril exige al ministerio que haga extensible a las autonomías y a los gobiernos locales la orden para revocar la autorización otorgada a los productos fritos sanitarios que contengan glifosato y para que en defensa de la salud de los ciudadanos su retirada se haga de la manera más ágil posible.

Y es que en España, aunque poco a poco se van dando pasos en la dirección correcta, queda mucho por hacer. La Comunidad de Madrid prohibió el uso del glifosato en las carreteras de la región. En ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Tarragona o Zaragoza —contra cuyo ayuntamiento Monsanto se revolvió alegando una supuesta «politización del glifosato»— su uso está ya prohibido o se está eliminando progresivamente. En Francia, por su parte, el glifosato ya ha sido prohibido en más de 400 ciudades.

huerto de lucas eco

¿Pero qué podemos hacer como ciudadanos individuales para frenar el uso del glifosato y hacerle frente? Pequeños gestos como exigir al jardinero que deje de usar glifosato si formamos parte de una comunidad de vecinos o del AMPA de un colegio pueden ayudar. En Greenpeace han reunido ya cerca de 150 000 firmas pidiéndole a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, la prohibición del uso del glifosato. Asimismo, deshacernos del glifosato no significa en ningún caso volver a peores herbicidas del pasado. Hay numerosas alternativas, como herbicidas no químicos compuestos de extractos de plantas que pueden sustituirlo.

Para finalizar, te dejamos con el vídeo del interesante documental (en inglés) Poisoned Fields: Glyphosate, the Underrated Risk? (Campos envenenados: Glifosato, ¿el riesgo subestimado?), escrito y dirigido por Volker Barth, donde puedes conocer más sobre los peligros de este herbicida.

Fuentes:
«El Glifosato Y Sus Efectos.» Greenpeace España. Greenpeace, 2016. Web.
Lynch, Shannon M., Rajeev Mahajan, Laura E. Beane Freeman, Jane A. Hoppin, and Michael C.r. Alavanja. «Cancer Incidence among Pesticide Applicators Exposed to Butylate in the Agricultural Health Study (AHS).» Environmental Research 109.7 (2009): 860-68. Web.
Mesnage, R., N. Defarge, J. Spiroux De Vendamois, and G.e. Saralini. «Potential Toxic Effects of Glyphosate and Its Commercial Formulations below Regulatory Limits.» Food and Chemical Toxicology 84 (2015): 133-53. Print.
Ortiz, Alberto. «Los Efectos Del Herbicida Glifosato En Argentina: «¿Cuánto Crecimiento Del PIB Justifica El Cáncer?»» Eldiario.es. Eldiario.es, 06 Mar. 2017. Web.
Paganelli, Alejandra, Victoria Gnazzo, Helena Acosta, Silvia L. López, and Andrés E. Carrasco. «Glyphosate-Based Herbicides Produce Teratogenic Effects on Vertebrates by Impairing Retinoic Acid Signaling.» Chemical Research in Toxicology 23.10 (2010): 1586-595. Web.
Pollack, Andrew. «Weed Killer, Long Cleared, Is Doubted.» The New York Times. The New York Times, 27 Mar. 2015. Web.
«UCSF Presentation Reveals Glyphosate Contamination in People Across America.» Organic Consumers Association. Organic Consumers Association, 25 May 2016. Web.

Etiquetas:
,