Las grasas buenas que debes comer

grasas buenas olive oil aceite de oliva eco bio organic pleneat

Las grasas buenas que debes comer

Tenemos una extraña relación con las grasas: o las evitamos como si fueran una plaga o nos atiborramos a ellas sin conocimiento. Durante décadas nos han metido el miedo en el cuerpo con el mensaje de que la grasa es el enemigo a batir y nos matará más pronto que tarde. De hecho, mucha gente sigue pensando que todas las grasas son malas, y nada más lejos de la realidad. Nuestro cuerpo, al igual que con las proteínas e hidratos de carbono, las necesita.

Las grasas contienen nutrientes vitales, esenciales para casi todos los aspectos de la salud. Necesitamos las grasas adecuadas, y los beneficios son enormes, especialmente para el corazón, las articulaciones, el sistema inmunológico y la salud mental y emocional. Ayudan a reducir el colesterol, reducir la inflamación sistémica y reducir la presión arterial. También ayudan a mantener un cerebro y un sistema nervioso saludables.

avocado aguacate grasas buenas

Hoy te presentamos una clasificación de grasas, ordenadas desde las mejores hasta las que hay que evitar.

  1. Aceite de oliva, aguacate, frutos secos. Hay que consumir estas grasas a diario: son las mejores, las monoinsaturadas. Son antinflamatorias y te ayudan a perder grasa. El aceite de oliva y el aguacate, además, tiene un excelente aporte de ácido oleico, un ácido graso omega 9 que ayuda a reducir el colesterol malo.
  2. Aceite de pescado. Puedes tomarlo a menudo. Contiene ácidos grasos poliinsaturados omega 3, que son antinflamatorios e imprescindibles para el equilibrio interno. Se vende como suplemento, pero lo mejor es adquirirlo comiendo sardinas, atún o salmón.
  3. Mantequilla, aceite de coco. Son ricos en grasas saturadas. Los últimos estudios muestran que las grasas saturadas no producen enfermedades cardiovasculares, por lo que puedes comerlos sin miedo. El aceite de coco es especialmente recomendable para darle sabor a tus platos orientales.
  4. Aceites de semillas refinados (girasol, soja, maíz). Aportan ácidos grasos polinsaturados omega 6 en abundancia, y son inflamatorios. Se oxidan con el calor y no son una buena idea para freír, pero se usan en los aperitivos salados y la comida procesada. Procura evitarlos.
  5. Grasas trans. Las grasas hidrogenadas suelen estar presentes en productos de bollería industrial, salsas y comida procesada. La grasa de palma muchas veces también es hidrogenada. Este tipo de grasas aumenta los triglicéridos y hay sospechas de que pueden favorecer ciertos tipos de cáncer. Evítalas a toda costa.

Etiquetas:
,