Sin pajita, por favor

sin pajitas

Sin pajita, por favor

Las pajitas de plástico apenas tienen unos minutos de vida útil para nosotros, pero no suelen ser biodegradables y permanecen en el medioambiente generando siglos de residuos —tardan en descomponerse hasta mil años—. Contra estos elementos, tan presentes en nuestra vida habitual, cada vez más voces, como la de la diseñadora Vivienne Westwood, claman por su fin. Campañas en redes sociales como #RefusePlasticStraws (‘Rechaza las pajitas de plástico’) o #PlasticPollutes (‘El plástico contamina’) o webs como Straw Wars (que recopila los bares y restaurantes del Reino Unidos que no sirven pajitas) ponen también el foco en la gran amenaza que suponen para el planeta.

Más de 60 millones de pajitas son distribuidas cada día en todo el mundo por McDonalds y más de 500 millones de pajitas terminan en la basura cada día solo en los Estados Unidos. Aunque en España el uso de este elemento superfluo no llegue a los niveles del país americano, si lo piensas, son muchas las veces que nos entregan o nos ofrecen una pajita. Están presentes en las copas y cócteles de los bares, en los zumos y batidos para niños, en los refrescos de los cines y cadenas de comida rápida y multicines… Una vez llegan al mar, el poder contaminante de las pajitas se multiplica y daña a numerosas especies marinas, como las tortugas, en cuyas narices no es difícil que termine una de ellas.

sin pajita
Ilustración de Vivir sin plástico (www.vivirsinplastico.com)

Lo más fácil para dejar de usarlas, según arguyen sus detractores, es que es fácil sucumbir —a no ser que estés enfermo o tengas algún problema físico que te impida beber del vaso— ante esta pregunta: ¿Por qué usar algo que no utilizas —ni sientes la necesidad— normalmente? En cualquier caso, para los amantes de las pajitas, siempre quedarían las pajitas reutilizables, que ya existen, de materiales como bambú, cristal o acero inoxidable. Así que, la próxima vez que te pidas un frapuccino, considera decirle al camarero que «sin pajita, por favor».

Etiquetas: