Refréscate sin azúcares

Refréscate sin azúcares

Como ya sabes, el azúcar no es tan dulce como parece, y cada vez son más los que eliminan o reducen drásticamente su consumo. Según un estudio publicado en 2011 en la revista Appetite, beber refrescos azucarados puede desencadenar un círculo vicioso al aumentar el deseo desmedido de comer alimentos y bebidas dulces.

La solución tampoco pasa por tomar las versiones light o sin azúcar (pero edulcoradas artificialmente con perniciosas sustancias como el aspartamo o el acesulfamo-k), ya que, aunque no se obtengan la misma cantidad de calorías, el cuerpo detecta el sabor dulce y anhela las calorías que normalmente le aportaría ese sabor. Como resultado, las personas terminan recuperando esas calorías perdidas en otros alimentos que comen a lo largo del día.

¿Hay alternativa? Claramente: te proponemos algunas maneras de refrescarte naturalmente dejando de lado el azúcar.

  • Granizados de sandía o melón. Tritura estas frutas estivales con agua, congélalas y pícalas. Fresco y 100% natural.
  • Té con hielo. Pasa de los artificiales y ultraazucarados refrescos industriales de té: infusiona tu té favorito y agrégale después unos cuantos cubitos de hielo.
  • Café con hielo. Mejor que los refrescos de cola, un café con hielo. Si echas en falta las burbujas, prueba a mezclarlo con agua con gas.
  • Polos con puré de fruta. Congela tus frutas favoritas, bátelas y pon la mezcla en moldes reutilizables en el congelador.
  • Agua con limón. Deja una jarra de agua con unas rodajas de limón (o lima, naranja…) en el frigorífico durante unas horas.
  • Licuados. ¿Necesitas inspiración para sumar frutas y verduras a tu dieta? Los smoothies o licuados son una forma práctica, saludable y deliciosa de cumplir con las cinco raciones de vegetales que debemos tomar cada día. Mira nuestras recetas.

Etiquetas: